¿Qué puedo hacer con mi vida?

Esta es una pregunta sin respuesta, porque el “tú” que la formula es la
misma vida en la que estamos pensando.
Haz lo que haces, eso es tolo lo que tienes que hacer con tu vida.
No olvides que lo que sucede, sucede. Mira y verás lo que ya está ocurriendo.
Ahora, ahora, y también ahora, la vida sólo es un problema cuando aparecen
las preguntas:
< ¿Debería hacer otra cosa? >
< ¿He tomado la decisión correcta? >
< ¿Qué pasará conmigo? >
Todas estas cuestiones emergen ahora y creemos que, cuando encontremos
su respuesta, nos liberaremos de la confusión.
Pero, ¿realmente disponemos, en este sentido, de alguna elección? ¿Podemos
pensar acaso en el modo de salir de la confusión?
Trata ahora de no pensar en un elefante. Hagas lo que hagas, no pienses
en un elefante.
¿Puedes elegir no pensar en un elefante?
Decide no pensar en un elefante y trata de conseguirlo.
Como ves, no tienes, al respecto, ninguna elección.
Pero, ¿cómo puedes pensar siquiera, si no puedes elegir no pensar en un
elefante, en la posibilidad de elegir sobre cuestiones más importantes?
Lo que sucede, sucede… y entonces llega el “yo” y se empeña en negarlo.
¡Es imposible!
Puedo afirmar que controlo todo lo que ocurre, o bien que no tengo el menos
control, y no soy más que una víctima del destino.
Entre ambos opuestos discurre todo el drama del ser humano

Jeff Foster en “Mas allá del despertar”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: